Profesionalización de las MiPymes

Uno de los servicios de Afintegral es elaborar un plan de negocios, o proyecto de inversión. Es un elemento de suma importancia, especialmente en las MiPymes, esto nos da un camino, establecer cuáles son los objetivos y requerimientos necesarios. Al poner en papel muestra idea definiremos que queremos hacer, COMO se va a hacer, a quien le vamos a vender, cuántas piezas, cuáles ingresos y cuáles gastos entre otros aspectos. De esta manera nos damos cuenta de que tan viable es el proyecto. Esto también aplica a una ampliación o inversión en infraestructura, nueva línea de productos, etc. Toda empresa debe tener su plan de negocios no importa que ya esté en marcha. Es también un trabajo que se requiere para obtener financiamiento, demostrar con datos porque es un buen negocio el que se va a emprender. Compartimos nota relacionado con la profesionalización de las MiPymes que publica la licenciada Claudia Alfaro.

Una vez que se comienza con la aventura de emprender un negocio, siempre es necesario tener en cuenta los retos que conlleva, así como los cambios que se susciten en el camino para lograr que nuestra empresa prospere, la acción de vender no es suficiente, va más allá.
Conforme a los datos más recientes del Inegi se sabe que el 99.8% de los establecimientos del país son micro, pequeñas y medianas empresas (MiPyme), por lo que es de gran relevancia apoyar al fortalecimiento de dicho sector empresarial.
Acorde con los Censos Económicos de 2019 se estimó la creación de 1.2 millones de unidades de negocio MiPyme, y el promedio de esperanza de vida de un negocio en México de 7.8 años, variando según el sector (Inegi, 2021). Ante estos números, ¿qué podemos hacer para que nuestra micro, pequeña o mediana empresa crezca y perdure? Uno de los caminos es la profesionalización.
La profesionalización de una MiPyme se basa en realizar una gestión profesional del negocio, en donde se optimicen procesos y el uso de herramientas para un mejor manejo de los recursos (financieros, humanos, materiales, técnicos, tecnológicos) ofreciendo una ventaja competitiva.
Primeramente, para poder dar este paso, se necesita contar con una base sólida donde nuestro proyecto se pueda sustentar. Al decir una base sólida, nos referimos a contar con una planeación de negocios, ya que una de las principales razones por las que una MiPyme fracasa es por una mala administración, falta de conocimiento del mercado, así como falta de capital de trabajo (ASEM, 2020).
Por ende, la generación de un plan de negocios es de suma importancia, si no se cuenta con uno, siempre es un buen momento para comenzarlo, ya que nos permitirá analizar cómo nos encontramos desde la propuesta de valor, el área financiera, de recurso humano, administrativa, mercadotecnia, de igual forma ayuda a definir de manera concreta las metas a corto, mediano y largo plazo, mediante objetivos e indicadores específicos.
Como bien se sabe lo que no se mide no se puede mejorar, los indicadores son herramientas que nos ayudan a saber si nuestros objetivos planteados se están cumpliendo.
Una vez teniendo nuestras estrategias, la adaptación digital y tecnológica será un gran aliado en la mejora de nuestros procesos. El uso de tecnología no sólo ayuda en los canales de venta o distribución como lo es el comercio electrónico o la presencia en redes sociales, sino que facilita la integración de las distintas áreas de negocio y optimización de los procesos internos, como el manejo de proveedores, cálculo de costos, control inventarios, gestión de ventas, etc.
El tener acceso a la información de una manera sencilla y ordenada en sistemas informáticos, permite su evaluación y análisis para la toma de decisiones efectivas y no en suposiciones.
Por último y no menos importante la adopción de buenas prácticas administrativas y organizacionales favorece la profesionalización de nuestro negocio.
A través de espacios empresariales hay acceso a cursos, talleres o asesorías entorno a temas que abonan al conocimiento de las buenas prácticas, crecimiento y desarrollo empresarial, entre ellos está Canacintra.
El proceso de profesionalización requiere de dedicación y constante aprendizaje de todas las áreas involucradas, así sea una o dos personas las que colaboren, ya que en el entorno que nos encontramos, las empresas deben de tener la capacidad de adaptarse a los cambios actuales, no solamente en uso de la tecnología, sino en sus procesos e innovar.

Fuente: https://www.elvigia.net/columnas/2022/6/1/profesionalizacion-de-las-mipymes-393886.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Contenido Protegido !!